Consejos de fontaneríaaseo para discapacitados

Los inodoros para minusválidos deben contar con ciertos requisitos que les otorguen seguridad y facilidad a la hora de su utilización.

Estos inodoros están diseñados para que las personas discapacitadas gocen de mayor libertad, más privacidad y mejorar su autosuficiencia.

El baño que empleó la persona discapacitada debe estar equipado con pasamanos y elementos complementarios, además de contar con ciertas dimensiones, para que les permitan una movilidad mayor.

Características del aseo para discapacitados.

El baño de un discapacitado está compuesto por el inodoro, el lavabo y la ducha. todos estos elementos deben seguir una serie de directrices.

El aseo de una persona con discapacidad debe cumplir con GOST. Le aconsejamos que antes de comprar, compruebe con el vendedor o fabricante la disponibilidad de los certificados requeridos.

El GOST establece que la distancia mínima entre el sanitario y la pared opuesta debe ajustarse en 60 cm y que a ambos lados debe haber un espacio de al menos 25 cm.

La puerta del baño debe ser preferiblemente corrediza o en su defecto que se abra hacia afuera. Esto se debe a que si alguien sufre de una caída o accidente dentro del aseo, no hay ningún obstáculo que impida su acceso. 

El suelo debería ser antideslizante y el lavamanos es recomendable que sea del tipo ménsula, con una distancia mínima del borde delantero al suelo de 80/85 cm, con espacio libre debajo de unos 70/75 cm. El tipo de grifo es aconsejable que sea de tipo palanca.

Mientras que la zona de la ducha debería estar a ras de suelo con asiento en su interior de unos 45 cm. Contrate a un fontanero que tenga cierta experiencia en este tipo de instalaciones.

inodoro para minusválidos

 

Inodoro minusválidos 

 

El principal requisito para los inodoros de personas discapacitadas es la altura.

Estos sanitarios especiales deben estar entre 10 y 20 cm por encima de los modelos normales. Lo primordial de la altura es saber cuán cómodo es pasar de la silla de rueda al retrete, por ello debe tener en cuenta las preferencias del individuo que vaya a utilizar ese aseo, así como su altura y su capacidad de trasladarse de un lugar a otro.

En los inodoros especiales los pasamanos son un elemento importante, El propósito de los elementos de apoyo y reposabrazos es ayudar a la persona, por ello se selecciona según el tipo de sujeción y las características de la aplicación. 

Podemos encontrar por tipo de instalación:

  • Dispositivos estacionarios. Se utilizan en baños grandes, donde existe la posibilidad de instalar tuberías tanto para la persona con discapacidad como para aquella persona que vive con ella. De esta forma se puede acomodar en el espacio pasamanos fijos entre otros elementos.
  • Dispositivo con barandillas plegables. Este tipo de barandillas que se pueden mover de izquierda a derecha o de arriba a bajo, le permite lograr un inodoro ergonómico y fácil de usar, ahorrando espacio. 
  • Dispositivo con barandillas desmontables. Son algo más engorrosas por el hecho de tener que colocarlas y desmontarlas cada vez que se vayan a utilizar, pero son ideales para espacios reducidos.

 

Dimensiones de un inodoro para minusválidos 

Ya mencionamos anteriormente que el inodoro para personas discapacitadas debe ser entre 10 y 20 cm más alto que los convencionales y que esto también depende de la altura de la persona que vaya a hacer uso de él. La taza del inodoro suele ser por norma general, entre 50 y 60 cm correspondiente a la altura de la silla de ruedas.

En personas que padecen de dolores en las articulaciones de la cadera, existen accesorios recomendados de altura máxima entre 18 y 20 cm. Permitiendo la reducción de la distancia entre la articulación de la cadera y el inodoro, suprimiendo la carga de la articulación.

Baño adaptado a minusválidos

Consejos

Tenga en cuenta que cada tipo de pasamano tiene una carga máxima para la que está diseñado. Así como su forma, por ejemplo, las personas con artritis prefieren los pasamanos curvos, de esta forma la carga de su peso pasa de las manos a los brazos repartiéndose equitativamente, pudiendo realizar mayor fuerza. Use almohadillas de poliuretano antideslizantes para evitar resbalarse o con la superficie rugosa.